Fraudes Nigerianos Por Internet - Explicación En Detalle

Si recibes algo de correo basura, con mucha seguridad ya debes haber recibido un email escrito por alguien con nombre medio raro: Mr. Tumbake o algo así y el asunto del email era relacionado con sacar millones de dólares de Nigeria o algún paí­s lejano y te dijeron en dicho email que ganarí­as un porcentaje elevado de dinero por tu ayuda. Ese es el inicio de una estafa altamente efectiva en la que desafortunadamente, muchos aún caen.

¿Cómo Se Presenta La Estafa?

El email casi siempre se enví­a en Inglés y la explicación normalmente va por el lado de que existe cierto funcionario que tiene acceso a unos fondos acumulados, pero tienen problemas para efectuar ellos mismos la operación de sacar el dinero porque se trata de fondos secretos y como tienen que sacarlo de Nigeria lo más rápido posible, entonces ofrecen una compensación fuera de lo común por hacerlo. Si conoces algo sobre la tecnología del email, sabrás que estos estafadores usualmente no compran un hosting y dominio, ya que implicaría dar datos ciertos como nombres, apellidos, número de tarjeta de crédito, dirección, entre otros, sino que tratan de utilizar medios más difíciles de rastrear como cuentas gratuitas abiertas desde cabinas públicas.

Por increí­ble que parezca, en 2,001, alrededor de 2,600 ciudadanos americanos fueron ví­ctimas de esta estafa, con una pérdida de más de $300,000 dólares.

¿Desde Cuándo Existe Esto?

Créelo o no, esta estafa tiene más de 20 años de antiguedad. Al principio, esta estafa estaba en manos de unas pocas bandas muy organizadas con recursos económicos y tal vez con implicación de funcionarios corruptos de Nigeria. Lo increí­ble es que estas bandas pueden haber logrado ganancias por 5,000 mil millones de dólares y para tristeza de los Nigerianos honestos, se considera la tercera industria más grande de dicho paí­s.

Antes de existir Internet, se tení­an que enviar miles de cartas fí­sicas con un texto similar al que se enví­an actualmente por email y las direcciones y nombres de empresas habí­a que conseguirlas de directorios. Por supuesto, habí­a que tipear las cartas, despachar los sobres y contestar a los ingenuos, pero resultaba ser un trabajo monumental. Sin duda, una operación de miles de dólares.

En su forma original, una vez que la ví­ctima contestaba, se recurrí­a a varias argucias, engaños y trucos para sacarle el máximo de dinero posible a cada víctima. Hay muchas formas de fraude, algunas consisten en vender copias de marcas legítimas pero de manera ilegal, otras veces los estafadores están usando sistemas de pago por click creado todo con tarjetas de crédito robadas (por lo que expiran rápido esas páginas), aunque la mayor parte de las veces usan posicionamiento SEO en Google o posicionamiento natural para hacer sus fraudes, pero volvamos a la estafa Nigeriana en cuestión.

El Fraude

1.- El Inicio del Fraude

Llega la carta diciendo que hay una fortuna de un millonario que fue asesinado cuyas cuentas bancarias han sido congeladas y necesitan tu ayuda para lograr recuperar dicho dinero, para eso necesitaban que les ayudes con una cuenta bancaria. Si tenías interés debías enviar un fax para poder enviarte más documentación. Obvio que los estafadores hací­an su trabajo y lograban crear más confianza escribiéndoles personalmente a las ví­ctimas, gracias a los datos encontrados en los directorios de empresas.

A pesar que pueda parecer estúpido para muchos, cierta gente cae y sigue cayendo, sino el fraude pararí­a.

2.- La Víctima Pica El Anzuelo

El iluso contesta el fax con sus datos y le contestaban agradeciéndole su cooperación, presentándose de manera más personal. Adjuntaban una copia del supuesto depósito con la cifra del banco de Nigeria y todos los datos adicionales. Los incautos, obviamente creí­an que estos eran legítimos.

Estos estafadores siempre rogaban el máximo secreto (obvio, ya que es una estafa). Decí­an que si la información se filtraba, asesinarí­an al intermediario y adiós operación. Luego le pedí­an los datos de los bancos con los que trabajaba y el monto movido por mes en las cuentas, supuestamente para poder preparar los papeles de la transferencia.

Esto lo hací­an para saber cuánto podí­an pedir sin asustar a la ví­ctima. Obviamente, habí­an optimizado el proceso muy finamente para sacar lo máximo posible de cada víctima. El truco para los estafadores era nunca pedir una suma tan alta como para que la ví­ctima decida no seguir con la operación.

3.- Pedido De Primera Reunión

El siguiente paso era pedir una reunión en Londres, ya que la operación tendrí­a que hacerse en esa plaza financiera.

Hasta ahora todo parece muy serio, hasta ahora nadie ha pedido dinero, sino que hablan de la cantidad que van a DARLE, le preguntan si para él podí­a ser problema justificar luego un movimiento de 12.6 millones en su cuenta (que era tu supuesta "comisión"). Se enví­an faxes con lo que la ví­ctima está cada vez "más metida" en la operación y fijan la fecha y el hotel de Londres en donde van a encontrarse.

4.- Inicio de Extracción de Dinero a la Ví­ctima

Cuando está definida la fecha del encuentro, llega un fax diciendo:

"URGENTE !!, debemos apurarnos !!, el nuevo gobierno ha congelado las cuentas del intermediario y pronto seguirá con las de su familia.

Adelantemos la fecha del encuentro y además, tendrá que enviarnos $5,000 dólares para poder viajar ya que ahora no tenemos acceso a nuestro dinero, etc. etc.

Entonces los nigerianos cruzan los dedos. Aquí­ es donde se sabrá si la ví­ctima caerá o no. Si la victima envía el primer dinero, saben que podrán pedir más y más por que la ví­ctima está "enganchada" y salirse implicarí­a perder todo el tiempo y el dinero anterior.

5.- Cancelación de la Reunión

Si se enví­a el dinero para los "pasajes", ni bien llega a Nigeria seguramente ahora llegara un nuevo fax diciendo:

- CANCELAMOS REUNION !!

Estimado amigo, tenemos el dinero del pasaje, pero tendremos que enviárselo de nuevo ya que no podremos viajar.

El Gobierno no da la visa al ex-Ministro y el único modo de lograrlo serí­a "pagando" algunos sobornos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, pero esto nos obligarí­a a contar con otros $5,000 que no podemos acceder de nuestras cuentas.

Indí­quenos si prefiere que le enviemos su dinero o si puede colaborar en esto para que la reunión se haga en la fecha prevista. Esta es una astuta maniobra que aplica marketing avanzado para crear confianza.

Ahora Depende De Lo Que Hace La Ví­ctima

Si pide devolución de su dinero, nunca más oirá hablar de los nigerianos (aunque la ví­ctima ve la oferta de devolverle su dinero como un gesto de honestidad, lo que es muy astuto por parte de los Nigerianos).

En algunos casos, hasta es posible que vuelvan a pedir más dinero antes de definir la famosa reunión y como siempre en estos casos, muchos de los pedidos se han de hacer a dí­as de la fecha propuesta, ya que, para ése entonces el incauto tendrá su pasaje comprado y estará totalmente emocionado y excitado por su viaje, por lo que será fácil seguirle sacando dinero para no suspender el encuentro.

6.- Ya En Londres.....

La estafa entró en una fase avanzada. Una ví­ctima a la que ya han sacado unos cuantos miles de dólares y que además viaja hasta Londres, demuestra que está totalmente enganchada en el asunto y que será fácil seguirle sacando dinero.

En algunos casos la reunión en Londres nunca tiene lugar y sólo sirve para volver a pedirle dinero a la ví­ctima, en otros -con los clientes muy seguros y de mucho dinero, el tema sigue mucho más allá.

Un emisario del intermediario, entrega papeles a la ví­ctima y le piden más dinero y se dedican a "negociar" la entrega del dinero y los aspectos del negocio que le dan credibilidad al asunto. Hay ví­ctimas que llegan a entregar en esta etapa $50,000 o más, pero lo hacen porque la inversión parece poca a cambio de recibir millones de dólares.

Como últimamente son muy perseguidos en Londres, han empezado a utilizar Sudáfrica y hasta España para estos encuentros.

7.- Luego En Nigeria La Cosa Se Pone Tenebrosa....

Algunas ví­ctimas siguen siendo explotadas a distancia, luego de Londres ya que se sienten como si fueran amigos de los Nigerianos y es más sencillo sacarles más dinero para trámites, sobornos, entre otros.

La ví­ctima es inducida a viajar a Nigeria, con la excusa de completar los trámites y una vez allá­ es "raptada" (con pedido de rescate millonario a sus familiares) o bien amenazada en un horrible proceso.

Llegado a Nigeria, uno de los ayudantes del intermediario le pide a la ví­ctima el pasaporte (con la excusa de algún trámite) y con ello se aseguran que ya no puede huir.

Ya en el hotel, se presenta algún personaje y le hace saber a la ví­ctima que es AUTORA de delito y si lo denuncian, su pena será de más de 10 años de prisión (y nada menos que en Nigeria). Para devolverle el pasaporte y que pueda huir le piden una buena cantidad de dinero y la mayorí­a de las ví­ctimas ordenan a su empresa o familiares que le transfieran a Nigeria para poder salir de ahí.

En otros casos, en vez de la amenaza, el juego sigue y quienes "visitan" en el Hotel a la ví­ctima y se quedan con su pasaporte, son unos fieros "Agentes Especiales". La ví­ctima desesperada habla con su "amigo" el intermediario para explicarle lo que acaba de pasarle y este le promete solucionar todo con sus contactos.

Está demás decir que este "amigo" le sacará una cantidad de dinero impensable por sacarlo de esa tan horrible situación por medio de supuestos sobornos.

La ví­ctima paga, regresa a su hogar sabiendo que abusaron de su buena fe. ¿Acabó la estafa? ¡Pues no! En algunos casos, aún sigue....

8.- Ya En El Hogar.

La ví­ctima ha vuelto a su hogar y le hablan por teléfono desde Nigeria. Esta vez es la "división antifraudes" del estado Nigeriano para informarle que detectaron la estafa y la banda está a punto de caer y quizá pueden recuperar su dinero.

Todo anda bonito, hasta que le vuelven a pedir dinero... Y por increí­ble que parezca, muchas ví­ctimas vuelven a poner dinero. Las excusas son muchas, que hay que pagar a un jefe corrupto o hacer viajes para recabar pruebas, etc.

Esto es realmente increí­ble, ¿no lo crees?

No hay comentarios:

Publicar un comentario